Unos ingredientes que debes conocer

Lactobacillus

Si alguna vez te has interesado (aunque solo sea un poco) por el mundo del bienestar, entonces probablemente ya hayas oído hablar del Probiótico de Lactobacillus. El ingrediente estrella de las tiendas de alimentos saludables y blogs de nutrición. En el cuidado de la piel, el Fermento Probiótico de Lactobacillus ayuda a calmar y reconfortar la piel para aliviar instantáneamente las sensaciones de sequedaz, tirantez y molestia que acompañan a la irritación. Sí, el Fermento Probiótico de Lactobacillus calma y equilibra la piel al igual que los probióticos lo hacen en tu estómago. Cuando se trata de molestias en la piel, es casi un salvavidas. Aplícalo y exhala ahhhhh.

Cuidado de la piel fermentado
Lactobacillus es un fermento probiótico, y sus propiedades y su efectividad pueden variar según quién lo fabrique y cómo lo haga. Piensa en kombucha. Piensa en yogur. El Fermento Probiótico de Lactobacillus que contiene Clinique iD con el Activo Concentrado para Irritación ha sido creado por los científicos de Clinique y se somete a un proceso de fermentación que descompone la materia prima en moléculas más pequeñas que tu piel puede absorber más fácilmente y de forma inmediata. También activa las vías relajantes en tu piel, por lo que sentirás un alivio real e inmediato en cuanto lo apliques.

Lactobacillus es un tratamiento añadido a la rutina diaria de cuidado de la piel de cualquier persona con piel irritada, aunque es eficaz para cualquier tipo de piel. Al fin y al cabo, fortalece la defensa natural de la piel contra la sensibilidad, proporciona un alivio al instante y, con el tiempo, ayuda a reducir el enrojecimiento.